La Constitución, condición necesaria para el crecimiento, por Javier Morillas

Bienvenidos

El blog de actualidad de la Escuela Internacional de Doctorado CEU

Ir a Inicio

La Constitución, condición necesaria para el crecimiento, por Javier Morillas

Los Presupuestos Generales del Estado y otras leyes en trámite parlamentario encierran aspectos preocupantes que amenazan con minar principios básicos de la Constitución. Tales son los referidos a la libertad de enseñanza, el asalto al poder judicial, o los ataques a Madrid por reducir o eliminar impuestos; como el de Patrimonio, inexistentes en la UE. Y hacerlo desde el resentimiento. Cuando el equilibrio institucional es condición sine qua non para el crecimiento y prosperidad de todos. Y cuando siempre en España los incumplimientos constitucionales se han penalizado económica y socialmente, desde la de 1812. Y lo experimentamos dramáticamente –entre otras- al vulnerarse la de 1876, tras 55 años de crecimiento ininterrumpido y convergencia real, recuperando los muchos perdidos del siglo XIX. También al quebrarse la de 1931, con su sangrienta «revolución armada» de 1934 contra la República; la misma que por cierto había cambiado arbitrariamente la bandera de España que no había alterado ni la I República.

Y es que la Constitución cuyo 42 aniversario acabamos de festejar es fundamento básico del nivel de progreso en libertad alcanzado durante estas ya más de cuatro largas décadas. Y que aprobada en referéndum con un 88,54% de votos positivos en el conjunto de España, recibió en Cataluña una aceptación aun mayor del 90,46%, con sólo un 4,61% de noes; que en Madrid fueron del 80 y 9% respectivamente. Y es un intangible de valor económico incalculable que todos debemos preservar. 

Desde la perspectiva demócrata norteamericana dijo el exembajador de Obama, Alan Salomont, que España estaba “obligada a construir un relato acorde a sus méritos». Relato que figura en el «Preliminar» de la Constitución de Cádiz donde «nada dexa que desear al que quiera instruirse…las actas (que) …ofrecen a los españoles exemplos vivos de que nuestros mayores tenían grandeza y elevación de miras, … para no confundir jamás en sus peticiones y reclamaciones los intereses de la Nación…/ … La soberanía de la Nación está reconocida y proclamada… Los españoles fueron ya en tiempo de los godos una nación libre e independiente… (luego) en diferentes estados… según las circunstancias en que se hallaron al constituirse reynos separados…y… nuevamente reunidos baxo de una misma Monarquía…». Sería bueno que alguna entidad, aprovechando el aniversario de nuestra actual Constitución, la reeditara incluyendo el pedagógico e ilustrado texto de 1812. En realidad es el 208 aniversario que nos gustaría estar celebrando. Como EEUU la suya desde 1787, a pesar de aprobarse en un contexto esclavista y padres fundadores que también lo eran. Y con más de 200 años de crecimiento ininterrumpido. 

Javier Morillas. Catedrático de Economía Aplicada. Universidad CEU San Pablo.

Por favor, dejen en paz la monarquía

Editorial

Enero

Estamos asistiendo a un proceso en el que, ciertos grupos intentan desmontar el Estado que nos ha permitido, no sólo muchos años de estabilidad institucional, sino un ejemplo de consenso modelo en la historia contemporánea de España.

El acoso y derribo a la Corona, forma parte de toda una estrategia. Las televisiones y demás medios de comunicación manejados por los que dirigen esta operación, hace tiempo que emiten todo tipo de informaciones, ridículas pero efectivas para sus intereses. Al otro lado no se observa ninguna reacción. Parece que no nos damos cuenta de lo que nos estamos jugando. La Monarquía es la piedra angular del Estado democrático, en este momento. Por eso el interés en demolerla. 

Don Felipe en su histórico discurso del 3 de octubre de 2017, tras el intento de golpe de Estado por parte de los representantes de éste en el gobierno de Cataluña, tuvo que instar al Gobierno para que pusiera los medios adecuados para una vuelta a la normalidad constitucional. Pero, además fue muy duro con los golpistas tachándoles de desleales por haber utilizado la confianza y medios del Estado, para volverse contra él. Y no sólo en ese momento del golpe, sino en los años que llevan educando en la confrontación con España a generaciones de catalanes.

¿Qué pretenden estos enterradores del orden constitucional?, pues eso llevarnos a un caos en el que se quiebre el mayor periodo de paz de la historia de España. No son demócratas, no creen en las libertades y sólo saben gobernar como pequeños dictadores, sin oposición. Pero una cosa si la saben bien, el poder de la comunicación para asaltar el sistema democrático y gobernar dictatorialmente, como en su momento hizo Hitler. 

En estos momentos, la democracia corre un serio peligro en España; y la Corona, repetimos, es la pieza clave que quieren que caiga a toda costa. Porque, interviniendo Felipe VI aquella tarde del 3 de octubre, muchos sentimos una sensación de alivio al oírle. Impresión muy parecida a la que recibimos tras el discurso de don Juan Carlos la noche del 23 de febrero de 1981. 

Una situación preocupante

Manuel Sánchez de Diego Fdez. de la Riva

Profesor de Derecho Constitucional UCM

En  el Aula Política del Instituto de Estudios de la Democracia del CEU hemos trabajado desde una perspectiva general sobre temas como los sistemas políticos, la defensa nacional o la constitución española. Nuestras reflexiones aunque tenemos en cuenta la realidad, no suelen ocuparse de temas de rabiosa actualidad. Sin embargo, en estos días están ocurriendo sucesos importantes, muchas veces ocultos por la situación sanitaria y económica de España.   

El Gobierno del Presidente Sánchez y del Vicepresidente Iglesias está desarrollando un actividad política trascendental para el futuro de España que va más allá de la normal en una legislatura: la reforma del sistema de elección de los vocales del Consejo General del Poder Judicial, la reforma de la educación con la Ley Celaá, el control de la información con la excusa de las fakes news– ¡por este gobierno que tanto ha mentido y manipulado!-, las subvenciones graciosas a las televisiones generalistas, la ocupación de las administraciones públicas  por medio de los asesores, interinos o simplemente fieles que nos cuestan más de 26 millones de euros anuales. Todo ello va configurando las bases de un estado diferente, con una gran carga ideológica. Se trata de unas medidas que van a un futuro a medio plazo en donde por ejemplo la situación de ahogo de la escuela concertada, o el acoso y derribo de la Monarquía determinarán un nuevo marco de convivencia… o de enfrentamiento.

También preocupa que para aprobar los Presupuestos del Estado los apoyos son los tradicionales de los nacionalistas –más o menos moderados- que obtendrán a cambio una parte importante del pastel presupuestario y más competencias: ¿ruptura de la caja de la seguridad social? ¿control de los presos en cárceles vascas? Pero además, en el momento actual, además de las prebendas habituales, se produce el blanqueo del grupo político de ETA, lo cual resulta chocante, cuando un diputado de EH Bildu en el Parlamento vasco y secretario general de Sortu, dice con total claridad que “Nosotros vamos a Madrid a tumbar el régimen»

Todo ello aboca a una situación que puede aumentar la división en la sociedad. Ya pasó con la Ley de Memoria Histórica, pero ahora se está jugando con asuntos nucleares del estado: Educación, Justicia, Jefatura del Estado… por ello creemos que debemos realizar un análisis de esta situación y proponer soluciones. 

Hoy no podemos callarnos. Stop a la Ley Celaa

Editorial

Llevamos unos cuantos días oyendo hablar de la ley orgánica de modificación de la ley orgánica de educación (LOMLOE, llamada popularmente “Ley Celaá”) aprobada por el Pleno del Congreso de los Diputados el pasado 19 de noviembre, ahora pendiente de la tramitación en el Senado. Algunos no la han leído hasta hace dos días, como quien dice. Otros llevan años luchando contra esto. Y otros luchando por imponer un sistema educativo autoritario, como el que prevé. 

Hoy no podemos callarnos porque no es una ley clara, que vaya “de frente”. En la Exposición de Motivos no justifica, ni siquiera someramente, ni una sola de las medidas concretas. Menos aún las modificaciones introducidas vía enmienda en la Comisión del Congreso. De hecho, hay muchos que dicen que no es cierto que se introduzcan medidas tan importantes, que todo va a seguir prácticamente igual. Por eso hace falta que alguien las resuma.

En España tenemos un sistema de colegios de titularidad pública y de titularidad privada, dentro de estos últimos hay algunos que se acogen al sistema de conciertos garantizado por la Constitución. La red de colegios públicos y privados concertados cumple la obligación de los poderes públicos de garantizar el derecho de todos a la educación de acuerdo con el art. 27 CE. La LOE que se modifica preveía que la oferta educativa de las enseñanzas gratuitas tuviera en cuenta la “demanda social”. Si se suprime este apartado, las Administraciones educativas (las CCAA) no habrán de tener en cuenta dicha demanda social. ¿Qué criterio seguirán entonces? ¿Tendremos que estar a la ideología del partido que gobierne en cada momento cada CCAA para saber si un colegio mantiene el concierto?

Pero va mucho más allá. Se crean “áreas de influencia” sobre las que las CCAA programarán la oferta educativa, y en ellas y sólo en ellas, por primera vez en democracia, SÓLO se garantiza la existencia de plazas EN COLEGIOS PÚBLICOS, especialmente en las zonas de nueva población. ¿Qué pasa, que nuestro derecho a escolarizar a nuestros hijos de forma gratuita sólo se garantiza en un cole público? ¿Y sólo en mi zona de influencia? Quizá ni siquiera podamos elegir un cole público fuera de mi zona, puesto que ninguno de los criterios para asignar plazas puede suponer más del  30% de los puntos; ni hermanos o padres que trabajen en el colegio, ni otros miembros de la familia con discapacidad… Solo la proximidad del domicilio. Más aún: literalmente se dice que “las Administraciones educativas promoverán un incremento progresivo de los puestos escolares en la red de centros de titularidad pública”. En el caso de la educación obligatoria, si se incrementan las plazas en los públicos, se minoran en los privados. Blanco y en botella.

El tema de los colegios de educación especial. Ahora mismo los niños y no tan niños con necesidades educativas especiales tienen LIBERTAD para elegir entre un colegio ordinario o de educación especial. Se acabó. La LOMLOE consagra el principio de inclusión; a partir de ahora no decidirán los padres, que simplemente “serán oídos”, sino que se prevé que la Administración educativa sea la que resuelva la discrepancia, teniendo en cuenta “el interés superior del menos y la voluntad de las familias que muestren su preferencia por el régimen más inclusivo”. Los padres, oídos ¿No decidían ellos? Y su voluntad se considera solo si es pro inclusión. Sin mencionar la previsión de que los colegios de educación especial se conviertan en meros centros de referencia para los coles ordinarios de inclusión, salvo excepciones que tampoco se nos especifican. 

El artículo 27 de la Constitución garantiza a los niños el acceso a la educación; y a los padres el acceso a que sus hijos reciban una formación de acuerdo con sus propias convicciones. Con esta modificación tendremos menos libertad, no más. Y a cambio más adoctrinamiento ideológico. 

Podríamos seguir escribiendo líneas y líneas, decir por ejemplo que los colegios que separen a su alumnado por sexos – opción plenamente válida según el Tribunal Constitucional – no podrán ser concertados; que se podrá tener el título de Bachillerato  – no de la ESO, para trabajar o acceder a FP, sino ¡de Bachillerato! – habiendo suspendido alguna asignatura; que a partir de ahora en el Consejo Escolar de cada colegio habrá un representante del Ayuntamiento, como “comisario político”, porque otra cosa no sé qué hará; que los inspectores de educación ya no tendrán que pasar una prueba, sino una “valoración”; que los profesores tendrán menos autoridad, y tantos otros ejemplos…

Todo esto en pleno estado de alarma, en plena pandemia, tramitado con opacidad desde el primer momento, sin ni siquiera guardar las formas y escuchar a los sectores afectados, ni en el Congreso, introduciendo enmiendas importantísimas en Comisión. Y sin explicación ninguna.

Hoy no podemos callarnos. Stop a la Ley Celaa

«Izquierda, patriotismo y seguridad» por Nicolás Redondo, nueva ponencia online del Aula Política

El pasado 13 de noviembre, D. Nicolás Redondo desarrolló en el Aula Política, una ponencia online con el título «Izquierda, patriotismo y seguridad».

Redondo destacó cómo históricamente el concepto que la izquierda ha tenido de España es condicional a que se desarrollase su propio modelo de país. Siendo traumática su relación con el sistema político cuando no ha sido así.

Abogó por un espacio político moderado y reformista en el que se encuentren los tres partidos de centro: PSOE, PP y Ciudadanos.

Destacó, por último, los esfuerzos que se están realizando en este sentido por parte de la plataforma «La España que reúne».

D. Eduardo Serra Rexach impartió la ponencia «Seguridad y Defensa» en la nueva ponencia online del Aula Política

El pasado miércoles 14 de octubre a las 19:00 horas, el ex ministro de Defensa D. Eduardo Serra Rexach, impartió en el Aula Política y de forma virtual, la ponencia titulada «Seguridad y Defensa».

En el transcurso de la misma, Serra realizó una reflexión sobre la diferenciación de ambos conceptos, señalando que la seguridad abarca un espectro más amplio en el que se encuentra la defensa. Destacó como las amenazas ahora no vienen de un sujeto estatal, como en el caso del terrorismo y señaló como en Europa y especialmente en España, la cultura de la defensa no está precisamente en su mejor momento.      

D. Miguel Ángel Ballesteros Martín inauguró el curso 2020-2021 en el Aula Política del IED

El pasado miércoles 23 de septiembre tuvo lugar a las 19:00 h. la inauguración del curso 2020-2021 en el Aula Política del Instituto de Estudios de la Democracia de la mano del General Don Miguel Ángel Ballesteros Martín.

«Los retos de la seguridad nacional» fue el tema que D. Miguel Ángel Ballesteros Martín abordó y que más tarde fue comentado y debatido por el resto de miembros del aula.